Nota de prensa: MEDIDAS YA! Hay que detener la muerte de jóvenes, niñas, niños y adolescentes

Bogotá, 16 de agosto de 2020

Es urgente que el rechazo de la sociedad colombiana a la violencia y muerte contra jóvenes, niñas, niñas y adolescentes en el país tenga respuestas de Estado que eviten nuevos hechos que seguir lamentando.

Hoy, 16 de agosto de 2020, cuando la sociedad colombiana no se repone del asesinato de 7 adolescentes y jóvenes en los departamentos de Nariño y Valle del Cauca, se conoce que el día de ayer, nuevamente los violentos se ensañaron contra varios jóvenes que se encontraban reunidos en la vereda Santa María del municipio de Samaniego, dejando 8 víctimas mortales más así como un número desconocido de heridos.

En este sentido, la COALICO levanta nuevamente su voz y manifiesta el dolor y la impotencia así como enviar un mensaje de condolencia y solidaridad a las familias, amigos/as y comunidades afectadas. Como organizaciones defensoras de los derechos de niños, niñas y jóvenes exigimos que se tomen las medidas efectivas para hacer justicia en estos hechos y evitar nuevos eventos que registrar.

Dichas situaciones han dejado ver el difícil momento que atraviesan la garantía y vigencia de los Derechos Humanos en Colombia y preocupa aún más, cuando se ha identificado que los actores armanos estan dirigiendo sus acciones en contra de la vida de las y los jóvenes con el objetivo de imponer el control territorial, sembrando miedo y terror en las comunicades quienes hoy nuevamente son las que quedan en medio de la violencia y el conflicto armado.

Es indispensable la activación inmediata de acciones que garanticen los derechos de las comunidades, acompañamientos integrales para familias, así como también respuestas complementarias donde se tengan en cuenta los enfoques diferenciales y las medidas necesarias para la prevención y protección de la juventud en todo el territorio Nacional frente a este tipo de riesgos.

De igual manera reiteramos la exigencia a las actores armados por el respeto a la vida de la sociedad civil y fundamentalmente de este sector de la población que se ha visto tan afectada en las últimas semanas, dejando un penoso registro de 15 adolescentes y jóvenes asesinados conocidos.

Cada vida joven que la violencia y el conflicto armado nos arrebata, Colombia pierde la esperanza de vivir en paz y con derechos